Wednesday, 9 July 2008

SPA: El talento malgastado

“Eres casi bilingüe”, me han dicho españoles más de una vez cuando me han oído hablar inglés. “En absoluto no”, es siempre mi respuesta. “Pedidme que os explique las reglas del deporte que practico, los pasos a seguir de una receta de cocina o – lo peor de todo – que os cuente un chiste y ya os daréis cuenta”. Aunque me gustan mucho los idiomas y he conseguido un cierto nivel en unos cuantos, soy y seguiré siendo monolingüe en sueco. Por desgrácia, se podría añadir, porqué en el cerebro humano no existe competencia entre idiomas que se aprenden de una manera natural. Al contrario se ha confirmado que personas bilingües tienen mejores capacidades para alcanzar dominio de un tercer idioma que las que son monolingües.

Por esta razón observo con mucho interés la situación lingüística de Cataluña. Antes de mudarme aquí, las únicas personas bilingües que conocía eran niños de inmigrantes en Suecia. Mientras que uno de sus idiomas era una herramienta para integrarse a la sociedad donde vivian, el otro estaba reservado para la familia y viajes a la patria una vez al año. Contrastemos esto con Cataluña donde tanto el castellano como el catalán nos hacen pertenecer a este lugar y a este momento.

Lamento que parecen existir residentes en Cataluña que no aprecian esta realidad. Los catalanohablantes – conscientes de que hablan un idioma tan pequeño en el mundo como el sueco – normalmente quieren aprender el castellano como un idioma global. Más preocupacion tengo por el grupo de castellanohablantes que, según pienso yo, están buscando argumentos racionales para evitar de profundizar sus conocimientos del catalán. Dicen, por ejemplo, que es más importante estudiar el inglés que el catalán. Si una cosa exluyera la otra, estaría dispuesto a escuchar esta idea, pero recordémos que suelen ser los bilingües los que tienen más facilidad para aprender nuevos idiomas.

La oportunidad de hacerse bilingüe existe en Cataluña para los dos idiomas oficiales, nada más. Con la obvia excepción de las Ramblas de Barcelona, el inglés no se habla en la calle, tampoco es un idioma significativo en los medios de comunicación y como no es un idioma natural de nuestro entorno, tenemos que estudiarlo.

La posición del catalán es distinta. De este idioma sí se puede aprender mucho ya por tener la miente abierta y los castellanohablantes de aquí lo hacen. Es una vergüenza reconocerlo, pero la mayoría de ellos tienen un vocabulario de catalán mucho más amplio del que tengo yo de inglés. La diferéncia es que mientras yo estoy orgulloso del nivel de mi segundo idioma, estas personas suelen menospreciar sus conocimientos del catalán y decir que lo hablan mal. ¡Que talento más malgastado!

“¿A ver si me lo tiras?”, le oí preguntar a nuestro hijo mayor a su hermano. Como mi mujer también es sueca hablamos sólo sueco en casa y en la escuela a su edad de cinco años se habla únicamente catalan. No obstante tomamos nota de más influencias del castellano, un idioma que además le gusta mucho – tiene más opciones de programas para niños en la tele y, como ha empezado a leer, sabe que los textos en colores vivos sobre yogures, brioches u otras cosas están escritos en este idioma.

Si cuando llegamos a España hubiera existido la posibilidad de ponerlos a los niños en guarderias y escuelas castellanohablantes, confeso que lo habríamos hecho. Es verdad que la política lingüística de la Generalitat es intervenista, pero si no fuera por ella, nunca podrian aprender nuestros hijos los dos idiomas igualmente bien, con la consecuencia que no podrían formar parte y disfrutar plenamente de la sociedad catalana donde viven.

Con el ritmo que el catalán está recuperando su fuerza, se está creando toda una comunidad bilingüe - por el número de residentes probablemente la más grande de Europa. Cuidemos de ella. A diferencia de la defensa del monolingüismo expresado en el ‘manifiesto por la lengua común’, es un proyecto adaptado a Cataluña tal como es. Además es un proyecto atractivo.
- - -

Artículos relacionados: Pilar Rahola en LaVanguardia.
- - -

Actualización 1: Pere Gimferrer, miembro de la Real Academia Española, explica su opinión sobre el tema en LaVanguardia.
- - -

Actualización 2: José Álvarez Junco, catedrático de Historia, escribe en LaVanguardia, que el manifiesto quiere ser una voz de alarma cuando en realidad es el catalán que corre riesgo de desaparecer.

- - -

Actualización 3 (22/07/08): L'Associació d'Actors i Directors Professionals de Catalunya señalan en Avui que en Cataluña se puede vivir 24h en castellano, cosa que no es posible en catalán.

- - -

Technorati tags: Spain, Catalunya, Català, Spanish, Catalan, Catalonia, Bilingualism

23 comments:

jordi said...

Nadie mejor que un sueco inteligente y observador para apreciar la situación linguistica en Catalunya. Estoy totalmente de acuerdo contigo en todo lo que dices. Ojalá tu opinion la escuchasen los firmantes de manifiestos, en un sentido o en otro

Monica said...

¿Cómo se puede considerar tener dos idiomas ser un peso? - me he preguntado muchas veces cuando castellanohablantes se quejan del catalán de los colegios catalanes. Si fuera francés y no catalán el idioma oficial, hubiera habido tantas quejas? Creo que no.

Yo tenía alto nivel de castellano al irme a vivir en Barcelona. Antes de que el primer año había pasado ya hablaba catalán. Y todo el mundo alucinaba...yo simplemente decía - ¿porqué NO aprender otro idioma, ya que sabiendo castellano es relativamente facil? Mejor saber dos que uno, o como en mi caso, mejor saber cuatro que tres. Curiosamente, muchos no estan de acuerdo cuando aquel otro idioma es catalán...

El catalán tiene muchos mas fonemas que el castellano. Al empezar a aprenderlo tan temprano que se puede llegar a pronunciar casi perfectamente (antes de la adolescencia) - pues se inocorpora estos fonemas aunque uno no sea catalanohablante de nacimiento. Y - teniendo más fonemas incorporados facilita la posibilidad de pronunciar otros idiomas. Cosa evidente - los catalanes generalmente tienen menos acento que castellanohablantes al hablar inglés. AL menos esto puede ser una razón para aprender catalan, o no???

¿Quién considera ser un peso saber otro idioma más? Yo lo sigo sin entender, es un misterio absoluto para mi.

Erik Wirdheim said...

Gracias Jordi,

La verdad es que he tenido la intención de mandar una versión corta del texto al Mundo, pero no comprendo cómo hacerlo. Con LaVanguardia era muy fácil pero allí no causará tanta reacción.

Monica,

¿Porqué invierto tiempo escribiendo entradas cuando tu sabes explicar el mismo asunto en unas pocas parablas y mejor?

Castellanohablantes de Cataluña,

Tomen nota del comentario que hace Monico sobre los fonemas del catalán. Otro argumento para empezar de disfrutar de la "llengua pròpia" del lugar donde viven. O, por lo menos, motivarles a sus niños que lo hagan.

Anna Malaga said...

Erik - SI, mandalo a El Mundo, a ver lo que dicen!!
Estoy impresionada por tu nivel - ¡enhorabuena!
De todas formas, creo que debería existir algunos colegios castellanoparlantes, aunque sean privados, para los que solo viven un tiempo en Calalunya. Donde los niños estudien catal´n, pero las demas asignaturas estén en español.

California CAT said...

Monica tiene razón, si fuera el francés lo que se habla a catalunya no habria tanta molestia, pero muchos castellanohablantes le tienen bronca al catalán, y es la unica razón que lo desprecian como idioma inútil.

A mi me gustaría poder hablar el castellano, catalán, ingles, y muchas otras lenguas perfectamente bien, pero solo hablo muy bien en ingles, y despues me puedo defender en castellano, y finalmente en catalán (solo hace tres años que lo estúdio). Te felicito Erik, que escribes bien en por-lo-menos quatro idiomas que yo ha visto.

Monica said...

Anna, supongo que si realmente hubiera una demanda, alguien hubiera abierto un colegio privado castellanoparlante. Me refiero - hay el colegio aleman, the american school, el liceu frances... Pero, defiendo totalmente la politica de la Generalitat respecto a los colegios concertados. Hasta hace unos 6-7 años tengo entendido que tampoco hubo mucha polémica sobre este asunto... Y tal como Erik varias veces ha escrito - en Catalunya no hay generalmente tantas preocupaciones, pero desde fuera se preocupan mucho!

Erik Wirdheim said...

Anna,

No te impresiones por mi nivel de castellano - a diferencia de los textos en catalán he dejado a otra persona a leerlo antes de publicarlo, ya que lo veía como una entrada importante. La próxima (ya me he decidido que habrá más) revelará mejor lo que es mi própio nivel, y lo que era correcto grácias al soporte.

Monica ya ha comentado tu propuesta sobre educación en castellano para ellos que no tienen la intención de quedarse aquí. Añado yo una pregunta: ¿Como se investigaría las intenciones de la gente? Yo durante el primer año hubiera estado preparado a mentir que nuestra estancia era temporal y no permanente para hacerle entrar a nuesto hijo mayor en una escuela castellanohablante (el segundo nació aquí y entonces ya pensabamos de otra manera).

¿Cuando sabe una persona si se va a quedar o no?

Yo pienso que todos nuevos residentes de Cataluña prefieren "limitarse" a un idioma, con muy pocas excepciones el castellano (sea su lengua maternal o un idioma para aprender) hasta que comprendan la cultura de aquí. Si no fuera por la activa política lingüística, muchos no lo comprenderían nunca.

Para añadir al comentario de Monica: no hay mucho debate por la razón que los profesores tienen una larga experiencia précisamente en eso - integrarlos en la educación a castellanohablantes que acaban de llegar .

//Erik

Erik Wirdheim said...

California Cat,

A mi me parece que escribes con más naturalidad que yo tanto en castellano como en catalán (no hablemos del inglés).

Con gusto haré un enlazo a tu blog en cuando tengas más entradas. ;-)

//Erik

Anna Malaga said...

Vale, a lo mejor es que la gente que vive fuera de Catalunya está más preocupada que los que viven dentro... lo que pienso es que seríamos más "movibles" entre las difierentes regiones si hubiera escuelas en español en todos los sitios. Mi preocupacion no es que aprendan catalán, lo que me parece bueno, sino que pueda atrasarse en el cologio. Eso no importa si tiene 4 años, preo sí, si tiene 14.
Y solo para "gaffla" un poco más pienso que para muchas familias es una cuestión económica. Ahora me desvío del tema un poco, preo es interesante observar p.ej. los suecos y ingleses en la Costa del Sol. Muchos saben que van a estar pocos años y no tienen intencion de aprender el idioma, porque no les hace falta. Los ricos meten los niños en colegios internacionales, y los que no se lo pueden permitir, los meten en colegios españoles, aunque los niños se atrasen y los padres no les puedan ayudar con los debneres.

Pero, como dice Erik, ¿quién puede estar realmente seguro de cuanto tiempo se va a quedar?

Interesante, de todas formas.

ian llorens said...

Un escrito excelente Erik, felicidades.
Para tu información, nunca me han publicado una sola carta ni en el ABC ni en El Mundo, por más moderadas que fueran.
La Vanguardia es otra cosa. El 90% de las veces me publican mis cartas, tanto las de tono nacionalista como las de tono universalista.

Erik Wirdheim said...

Anna,

Es una lástima que los políticos del Estado Español no están preparados a argumentar de una manera tan razonable como tu. Si lo hiciesen, estoy seguro que se podría aplicar un poco de "fine-tuning" a la política ligüística por parte de la Generalitat.

Ian,

Grácias Ian. Qué interessante lo que escribes sobre lo que has mandado a El Mundo y ABC. Parece que sólo publican los que están de accuerdo con ellos - una perfecta estrategía si no quieres escuchar la opinion de tus adversarios.

Menos mal que LaVanguardia tiene una "miente más abierta" (aunque pienso que el interés para aprender el catalán seria más grande si no fuera por este diário)!

//Erik

Nuri said...

"Dicen, por ejemplo, que es más importante estudiar el inglés que el catalán."

Lo cual como sabemos es una mala excusa, porque tampoco lo aprenden. Y cuando ven a alguien que más o menos lo domina, flipan, como si en lugar de inglés fuera chino

Yo nací en Argentina de padres catalanes, en casa me hablaban catalán y en la calle, castellano. Con 2~3 años de edad hablaba las dos lenguas sin problemas. Cuando fui a la escuela y aprendí a leer -todo en castellano, claro- aprendí también a leer el catalán, sola. Años después, con una profe, aprendí a escribirlo.

Si yo aprendí una lengua minoritaria en un entorno monolingüe, no veo como un grupo de descerebrados puede creer que el dominio de su lengua materna -que también es la mía- hablada por 450 millones de personas pueda estar en peligro porque al niño en el colegio le hablan otra. Vergonzoso.

Erik Wirdheim said...

Nuri,

Qué interessante. En Argentina, ¿intentan los catalanes mantener su propia identidad, o se ven más bién como cualquier otro castellanohablante y buscan amistades según otras criterias?

Espero que la pregunta no te parezca estupida. Es que, esto del bilingüisme me fascina mucho.

//Erik

Nuri said...

Hola Eric,

intentaré contestar tu pregunta sin alargarme demasiado, ya que el tema es muy complejo y tiene que ver no sólo con una comunidad de inmigrantes en concreto, sino que depende también de la sociedad de acogida que, en el caso de Argentina, es un conglomerado de comunidades de inmigrantes y todos sus descendientes.

En Argentina existen dos perfiles de inmigrantes (me referiré al caso catalán que es el que conozco de cerca, pero lo que explico puede extrapolarse a muchas otras comunidades de inmigrantes europeos). Uno, los inmigrantes que llegaron desde mediados del S. XIX hasta los años '50, que venían o bien para "hacerse la América" o huyendo de las guerras.

Estos inmigrantes, que eran muchísimos, a la vez que se integraron a la sociedad argentina comenzaron a formar asociaciones entre ellos, para mantener vivas sus tradiciones, costumbres, su lengua etc. Eran otros tiempos: las personas que venían sabían que, en muchos casos, no volverían a ver su tierra. Según la época, venían también de una Catalunya donde no podían hablar en catalán, ni bailar una sardana. Los casals catalans -repartidos por todo el mundo- proveían no sólo un espacio cultural o costumbrista: proveían la libertad que no tenían en su tierra.

A partir de los '50 se cortó el flujo migratrorio europeo. Los que ya estaban en Argentina, o sus hijos, se casaron con gente del país o de otras colectividades, fueron adoptando las costumbres del país, y los casals fueron perdiendo socios, al punto de que hoy la situación en muchos de ellos es crítica.

En mi generación (hace varios años que tengo 28...) soy una de las pocas que habla catalán, ya que como he dicho la mayoría de la gente de mi edad son apenas nietos de inmigrantes, y por lo general tienen mezcla de dos o más culturas: la más abundante es italiano+español, pero hay de todo. En cambio yo tengo ascendencia catalana por ambos lados.

Vale aclarar que la

El segundo tipo de inmigrante es el que llegó a partir de la globalización y las empresas multinacionales: generalmente se trata de un profesional joven, que viene por unos pocos años y viaja dos o tres veces por año de vuelta a CAT. Este tipo de inmigrante no le ve mucho sentido a los casals, los ve más como un centro de jubilados -que por la edad promedio de sus miembros lo parecen XD - que otra cosa. Este catalán moderno no ha sufrido el franquismo, nunca le prohibieron celebrar sus costumbres, ni hablar su lengua. Su paso por Argentina es transitorio, le interesa más conocer la cultura nueva que encerrarse a jugar a la nostalgia. Lo entiendo, puesto que yo misma, desde que vine a Europa hace casi 4 años, jamás me acerqué a ninguna asociación argentina ni sudamericana.

Entonces, los catalanes que activamente tratan de mantener sus tradiciones son los que llegaron hace 50 años. Los nuevos no sienten la necesidad de hacer "promoción cultural".

Por otra parte, vale aclarar que la comunidad catalana en Argentina no es de las más numerosas.

Espero haberte aclarado el panorama, y si te queda alguna pregunta no dudes en escribir!

Una abraçada

Anna Malaga said...

Nuri - ¡Que interesante leer lo que escribes! Gracias por explicarnos una realidad de la que no sabiamos nada.

Erik - Jag har problem med att komma in pâ din sida. Antagligen är det för att en video är igâng i ett av inläggen?

Erik Wirdheim said...

De verdad fantasticamente interesante, Nuri.

Hasta ahora he pensado que había como un flujo constante de ciutadanos españoles a países como Argentina, pero ahora comprendo que se trata de dos periodos de inmigración. Me imagino que los tiempos de dictatura por ambos lados ha tenida mucha influencia.

Pero si ya es así, que ellos que mantienen la cultura catalana en Argentina son más o menos todos jubilados, ¿quien son los 'castellers' que hacen un pequeño 'pilar' en uno de tus blogs?

//Erik

Erik Wirdheim said...

Anna,

Jag har nu tackat filmen från CDC-kongerensen för dess medverkan.

I början tyckte jag att det var kul att slölyssna på den i bakgrunden, men sedan började den gå till och med mig själv på nerverna.

//Erik

Nuri said...

Hola Eric,

Si bien los casales sufren desde hace años la pérdida de socios, tampoco estan formados pura y exclusivamente por "iaios". Algunos hijos y nietos de dichos "iaios" son parte del casl también, y de manera más o menos regular participan de ciertas actividades.

En 1993 o 94, no recuerdo, la GenCat, conciente de la faltya de juventud que había (que hay) en todos los casals, lanzó un programa para que los jóvenes de los casales conocieran Catalunya; no me voy a extender en detalles sobre el mismo ya que da para varios volúmenes. En uno de esos viajes para jóvenes, uno de los chicos que viajó de nuestro casal (Les Quatre Barres, de Castelar, cerca de Buenos Aires) quedó fascinado por los castells y se le ocurrió formar un grupo en LQB. Grupo que en principio se formó gracias a sus hermanos y buen número de amigos de ellos (los tres jugaban rugby, siempre andan en grupos de 15, jejeje) y luego se completó con otros chicos que usaban el casal como sala de ensayos de teatro; como ves, de catalanes poco y nada. Con el tiempo, entre obligaciones personales, la falta de conocimiento de la actividad castellera en Arg., y sobretodo, "tensiones internas", el grupo se desmembró. Foc d'encenalls. Ha habido varios intentos de reflotar la colla, pero sin éxito (explicar las razones seria largo, tedioso, e improductivo: la culpa es de nadie y de todos a la vez).

Existe una página web desactualizada hace unos, hmmm 7 años quizá, en http://www.geocities.com/qbarres

Durante la presidencia de Pujol la situación de los casales, que había comenzadoa declinar, mejoró bastante gracias a subsidios y programas como el que comenté. Lamentablemente esta bonanza fue gracias a un interés personal de Pujol por los catalanes "de fora", pero los casales son apolíticos, y los catalanes que votan desde el extranjero no representan una parte sustancial del electorado. Con lo que las administraciones posteriores se han desentendido bastante del tema, y se nota que el interés que fingen poner en los casales es sólo por cumplir la Llei de Catalanitat Exterior.
(al otro que sí le interesan los casals es a Carod Rovira, impulsor de dicha ley).

Por otro lado es imposible separar la situación de los casals de la situación del país donde se encuentran y, en este sentido, muchas de las políticas de la GenCat no tienen en cuenta la realidad de los países sudamericanos, como ser calendario a contramano de Europa; distancias enormes; escaso poder adquisitivo; o condiciones de trabajo deficientes, que impiden que los socios, y especialmente los jóvenes, puedan organizar encuentros o desplazarse a otros sitios para participar de actos culturales.

Erik Wirdheim said...

Nuri,

¿Has propuesto a la Generalitat de contractarte a tí - quién mejor que una persona con tu experiéncia i interés para ayudarles con esta parte de la política?

Visca els castellers sud-americans!

//Erik

Nuri said...

XD JAJAJA Gracias por la confianza, Eric... Pero paso de la política como de volar... y odio las RRPP. Prefiero el puesto al que me propone mi mamá, traduciendo textos al inglés que lo hacen fatal!!!
(a lo mejor cuando nuestro amigo Ian sea President, jejeje)

Maria Teresa said...

He seguido con interés tanto el artículo original como todas las aportaciones. Este es un tema reiterativo en el estado español, que no contempla la pluralidad de lenguas, por más que se llenen la boca manifestándolo los diferentes políticos de este país.
Hace unos años, respondí mediante una carta a LV, a un Sr. de Madrid que desestimó un mejor puesto de trabajo en Bcn, porque tendria que escolarizar a sus hijos en un colegio catalán. Éste es uno de los muchos ejemplos de desconocimiento de la realidad bilingüe, no comprender que un niño tiene una mente abierta que absorbe todo conocimiento, y que en el futuro, tener una lengua más le puede abrir más puertas.
Te felicito Erik, porque conozco a muchos residentes extranjeros en Bcn, y no hay muchos que piensen como tú. Comentario especialmente dirigido a los italianos, comunidad que es más impermeable a la lengua catalana.
Un saludo de una enamorada de Suecia.

Erik Wirdheim said...

Maria Teresa,

Gracias por tu ejemplo con la familia de Madrid. Has hecho bién en intentar abrir los ojos a ese señor.

Y que hay italianos que demuestran su desinterés para el catalán es una vergüenza, como précisamente ellos deben poder aprenderlo con mucha facilidad.

//Erik

Nuri said...

Me extrañó tu comentario sobre los italianos, Mónica. Conozco a dos italianas casadas con catalanes; una, si no te enteras que es italiana, piensas que es nativa. La otra habla un catalán supercorrecto en sólo un año o así de estar en Barcelona y está aprendiendo castellano. Cierta vez haciendo una visita guiada en Girona nos tocó una guía italiana, tenía bastante acento pero hablaba un catalán perfecto; y unos amigos italianos que fueron a Mallorca de vacaciones volvieron diciendo que les era mucho más fácil comprender el catalán que el castellano.

Supongo que nos han tocado distintos italianos en la vida. ;)

En cuanto al Sr. de Madrid, tiene todo mi respeto. Puedo no concordar con su visión de las cosas, pero al menos es una persona consecuente con sus ideas y no se muda a un lugar el idioma del cual no está dispuesto a aprender. Ojalá hubiera más gente como él.
No tendríamos que lidiar con tanto resentido en Catalunya, con lo cual los ultranacionalistas se calmarían un poco también.